Dos Torres de Mercader
El Pastocico de Dos Torres
El Pastorcico de Dos Torres en Alcañiz Foto Miguel Perdiguer

Los vecinos del barrio de Loreto en Alcañiz, quedaron sorprendido el día 26 de Octubre de este año 2012. En el número 12-14 de la calle Luis Jover y en el tejado de esta casa, apareció una estatua dedicada al Pastorcito de Dos Torres, pero ¿Quién era este personaje?

En el año 2006 dedique un pequeño trabajo a este buen amigo nuestro, que hoy trascribo a continuación.

 

En nuestros numerosos paseos, visitas a museos, iglesias, catedrales, ermitas y en el sitio menos esperado, en muchas ocasiones nos encontramos con obras de arte que nos paramos a contemplar, pues algo ha llamado nuestra atención, intentando adivinar el nombre de aquel artista que la realizó, aunque en la mayoría de los casos nos quedamos con el deseo de saberlo, y no llegamos nunca a conocer quien fue el autor. Unas veces, corresponden a profesionales de gran renombre y otras a personas anónimas, que no por ello dejan de ser lo mismo de importantes que las anteriores. Esto ocurre con la imagen de la Virgen en Santa Cilia de Jaca, que se desconocía su realizador, hasta que de forma circunstancial, el Párroco de Santa Cilia pudo saber su identidad y se desplazó hasta Alcañiz para conocer personalmente a Miguel Guillén Portolés, artífice de la misma. Esto nos hizo pensar en dar a conocer la trayectoria de Miguel desde sus inicios, lo que me movió ha hacer este trabajo.

 

Los orígenes de los artistas son muy variados. Unos ejercen su profesión, siguiendo una tradición familiar heredada de padres a hijos, otros proceden de familias acomodadas, lo que les ha permitido hacer sus estudios de arte en centros de reconocida solvencia y finalmente hay otro grupo, que ha nacido para ser artista y a pesar de tener pocos medios, ha ido dando a conocer sus dotes a través de sus muchos trabajos, en algunas ocasiones poco reconocidos.

 

A este último grupo pertenece nuestro hombre, que a pesar de empezar como pastor en el pueblo como veremos en su momento, consiguió con esfuerzo y constancia llegar a ser un buen profesional, tanto como escultor, restaurador o decorador, salvando las muchas dificultades que a lo largo de su vida profesional se le presentaron.

 

Este pequeño trabajo que voy a intentar hacer, se lo dedico a él con afecto, por la amistad que nos une y durante el mismo, repasaremos las distintas etapas de su vida personal y profesional, desde los años de su estancia en el pueblo, donde ya nos conocíamos, hasta su etapa en Barcelona, Francia y otros muchos sitios donde trabajó, y finalmente, el trabajo realizado en su casa de Alcañiz, que está a la vista del que quiera contemplarlo Todo esto lo iremos viendo más detallado en su momento.

A este trabajo lo voy a titular”El Pastorcico de Dos Torres” puesto que es el nombre que lo identifica, el primero, con su primera profesión y el segundo con el pueblo donde nació nuestro artista

 

Hospitalet Febrero 2006

José Aguilar Martí

 

MIGUEL GILLÉN PORTOLÉS,” El Pastorcico de Dos Torres.”

 

Nació en Dos Torres de Mercader el 18 de Mayo del año 1933. Este pueblo que en un principio se llamaba solamente Dos Torres, cambió por el de Dos Torres de Mercader, por iniciativa de su abuelo Manuel, al tener dificultades las cartas que se confundían con otros pueblos del mismo nombre en otras provincias.

 

Miguel nació en una familia de labradores, siendo el cuarto de seis hermanos. A los 12 años deja la escuela para desempeñar el oficio de pastor. Se le adjudicó el cuidado del ganado de la familia, profesión en la que fue creciendo desempeñando su trabajo que ayudaba al mantenimiento de la casa.

 

El oficio de pastor le permitió dedicar muchos ratos a su principal afición, la escultura. Ayudado del hacha, una navaja, en ocasiones también utilizó pequeños trozos de cristal para hacer sus trabajos, o un hierro. Con estas sencillas herramientas, algunas fabricadas por él mismo, se fue iniciando en la elaboración de llaves para los collares de sus ovejas y otros trabajos manuales. Muchas de esas llaves, las regalaría a familiares y amigos, ignorando la importancia que tenían. También con ayuda de un hierro, fabricó una gaita, que aunque él mismo reconoce no sonaba excesivamente bien, la utilizaron en algunas fiestas del pueblo.

 

Su abuelo Manuel, maestro de profesión observaba en el pequeño Miguel sus dotes de artista y en muchas ocasiones aconsejó a sus padres, que llevaran al chico a un centro de formación, donde pudiera ir aprendiendo un oficio y perfeccionar su instinto natural, pero los tiempos no estaban para muchas alegrías y la aportación que prestaba con su trabajo, ayudaba en gran manera al sostenimiento de la familia.

 

Pasaron varios años con su oficio de pastor, recorriendo los montes con su rebaño y buscando enebros de los que sacar la madera que necesitaba para sus trabajos.

 

Por insistencia del maestro que en aquel momento estaba en el pueblo, a los 15 años sus padres lo llevaron a Barcelona y lo presentaron a un carpintero de Sants para iniciarse como aprendiz, pero este hombre observó que Miguel se había quedado observando un trabajo de talla de madera, por lo que le dijo a su padre, que lo de carpintero no era lo de su hijo y acordaron llevarlo a otro taller de esta especialidad. Parece que en un principio el dueño no los acogió muy favorablemente, diciendo que no necesitaba ningún aprendiz, pero al mostrarle un pequeño trabajo que llevaba en el bolsillo, cambió de opinión y decidió que fuera a trabajar al día siguiente.

 

Dejar de estudiar, son cinco en casa y sólo trabaja él. A los 16 años hizo su primera obra sin ayuda de nadie en su casa, quedando todos sorprendidos cuando la llevó al taller. Este trabajo le abrió las puertas de cuantos talleres le conocían y en todos ellos colaboró cuando solicitaron su ayuda.

 

Tuvo una oferta de trabajo en Francia, por mediación de un conocido y decidió probar suerte, aunque trabajando de su oficio no ganaba lo suficiente para sus necesidades y estuvo trabajando en la construcción, donde se especializó en la técnica de yesero. Su ilusión era llegar a París.

 

En el año 1970, entra como operario restaurador de plantilla en el museo Marés, perteneciente al Ayuntamiento de Barcelona, donde realiza trabajos de restauración y talla.

 

Posteriormente fue trasladado al museo Etnológico, también como restaurador, realizando trabajos de talla y policromía, con plena satisfacción del Director del Centro.

Se le concede permiso para colaborar con el Patrimonio Nacional para las restauraciones de la catedral de Oviedo.

 

En 1973 gracias al apoyo de su esposa, Pilar Lafuente Gil, natural de Santa Eulalia de Gállego (Zaragoza), consigue graduarse en Talla de Madera en la antigua Lonja, hoy Bellas Artes, obteniendo Matrícula de Honor, en Dibujo Artístico, Premio de Mérito en Talla, dos premios de Mérito de primera clase en Modelado y cuatro becas de ayuda para gastos.

 

En Agosto de 1975, realiza una restauración de talla y limpieza de policromía en la Catedral de Oviedo, por cuenta de los colaboradores del Patrimonio Artístico Nacional. En estas mismas fechas, también colabora en la restauración de la fachada del Palacio Provincial de Oviedo, reconstruyendo los desperfectos que el medio ambiente causa a la piedra.

Participó en distintos trabajos del Patrimonio Artístico en colaboración con el restaurador Sr. Anglada, encargado de la restauración del Patrimonio del Pirineo Aragonés. La última escultura con él, fue una réplica de una Virgen Tallada en madera para Santa Cilia de Jaca, cuya realización de la misma se llevó a cabo en la calle Ros de Olano número 4 en el taller del Sr. Anglada en Barcelona. Continuaron trabajando juntos hasta que el Sr. Anglada murió en un accidente de tráfico.

En los Salesianos de Sarriá de Barcelona colaboró como escultor con el Sr.Puig D`Oller, maestro director del taller de escultura y decoración. También le inició en el barnizado a muñeca, con el maestro Sr. Campillo, que era el encargado de dar las clases de barniz a los alumnos de carpintería.

Los mismos Salesianos le encargaron tallas de ornamentación para la iglesia de Torre Ciudad. Donde también estuvo trabajando un mes, por cuenta del restaurador Sr. Ibars, que tenía el taller en Barcelona

 

En 1976 es el responsable del Taller de Restauración del Museo de la Música de Barcelona, por lo que asiste a todos los cursillos de organología celebrados en el museo. Asistió a los congresos de Tarragona, Valencia y Bilbao entre otros.

 

Colaboró como miembro cofundador del Grupo Técnico de Conservación y Restauración de Cataluña. Asistió al primer Congreso de Restauración celebrado en Sevilla en 1976 y participó en la primera reunión general del grupo de Técnicos de Conservación y Restauración de Cataluña, celebrado en Andorra en 1979. Participó en la elaboración del libro blanco de los museos de Cataluña

 

También realizó conservación y restauración, de los instrumentos musicales que llevaron a Europalia 85. Restauró en este mismo verano, el órgano de Cámara del convento de Santa Teresa de Avila, ciudad a la que se trasladó expresamente para este fin.

 

En el estudio preliminar, realizado por el Grupo Técnico, del estado de conservación de la Catedral de Tarragona, fue el encargado de inventariar en las fichas diseñadas por el mismo Grupo, la situación de los elementos musicales de dicha Catedral, por ser el restaurador del Museo de la Música de Barcelona.

 

En Diciembre de 1986, realizó junto con el Grupo Técnico de Conservación y Reparación de Cataluña, una visita de seguimiento a la restauración que se viene haciendo en la capilla Xistina en la Ciudad del Vaticano.

En mayo de 1987, junto con el mismo grupo visitan los laboratorios del museo de Louvre y el laboratorio de investigación de monumentos históricos de Francia.

 

Terminada su etapa laboral, se dedica a restaurar la casa que el matrimonio hace muchos años compró en Alcañiz, donde cada día nos va sorprendiendo con nuevos trabajos, con su tesón y saber hacer, va trasformando aquel viejo edificio en lo que hoy se ha convertido y que al final, para culminar esta obra, ha colocado sobre el tejado de la misma, la figura del Pastorcico de Dos Torres, esperamos que el Ayuntamiento de Alcañiz, sepa valorar el esfuerzo y constancia de nuestro amigo Miguel, que ha conseguido hacer el edificio más emblemático del barrio.

En Nuestra última visita a Alcañiz, no podía faltar acercarnos a casa de nuestros amigos, que cada día va apareciendo algún nuevo motivo.

Hoy ponemos algunas fotografías de estos cambios.

Vista de la Casa, 7 Mayo 2013

Año 2016, se observan nuevos cambios, la cara del artista, primero de la izquierda, refeja la satisfacción de su obra.

23 Febrero 2016
23 Febrero 2016