Costera del Molino

El Molino

 

Otro rincón emblemático ha desaparecido este año 2011. El conjunto que formaban el Molino harinero, el Lavadero público y otro edificio que había junto al Molino, el Matadero. Posiblemente este edificio cumplió en su día la función de matadero, aunque nosotros no lo hemos conocido como tal.

 

El molino harinero lo componía, la planta baja donde estaban las muelas que trituraban el grano. Una para la harina de trigo, de consumo y fabricación de pan y la otra dedicada a piensos para el suministro de comida para los animales. Sobre esta parte del edificio estaba la vivienda para el molinero, donde vivía toda la familia del mismo. Junto un corral donde tenían todos los animales y una cuadra para caballerías. Como la explotación del Molino se llevaba acabo mediante un arriendo, por allí hemos visto pasar distintas familias y conocemos el nombre de otras que no lleguemos a conocer.

 

Para nosotros el que más huella dejó fue el matrimonio Antonio Ciércoles y su mujer Carmen Villanueva, que estuvieron muchos años y en este molino nacieron, Alibio, Marina, Amancio y Natividad. Esta última recién nacida, sus padres se trasladaron a Molinos, donde fijaron su residencia definitiva. Como decía antes esta familia dejo en notros una profunda huella, al coincidir los hijos en unas edades similares a las nuestras. Desde el balcón de la casa que yo nací en el Cantón, cuantas veces miraría hacia la balsa del Molino, esperando ver la imágen del tío Antonio, quitando las hojas que se acumulaban en la reja o a alguno de aquellos amigos, con los que tantas veces habíamos jugado. Este fue uno de los primeros contratiempos, sufridos en mi juventud, perder unos amigos.

 

Con la desaparición del pueblo, el Molino quedó abandonado y solo quedaban algunas paredes del mismo como un testigo mudo, pero con la construcción de la nueva presa en el Puente de Santolea, ha desaparecido todo sin dejar el menor rastro de nada. Unas potentes máquinas se encargaron de echar por tierra a todo lo que quedaba. Unos días antes de esta operación, tuvimos la suerte de hacer una visita con nuestro amigo y compañero de excursiones Miguel Perdiguer, lo que nos permitió inmortalizar alguno de aquellos rincones

 

El lavadero público donde acudían las mujeres a lavar su colada, también siguió el mismo camino.

 

Hoy como recuerdo de todo ello, acompañamos algunas fotografías que ilustran un poco varios momentos de este rincón tan recordado.

Esto era el lavadero
Este aspecto ofrecía la puerta del Molino
3 Febrero 2008
24 Marzo 2011
Cárcavo del Molino 9 Abril 2011
9 Abril 2011
El rodete movido por la presión del agua, movía toda la maquinaria del Molino
Una parada junto a estos restos. 9 Abril 2011
El Dr. Perdiguer junto al rodete
Dentro del cárcavo.
Una de sus vistas
Nuestros amigos de Francia
Nuestros amigos nuevamente
Una mirada a los restos de lo que en su día fueron los huertos
Asi quedó esta zona tan visitada, esperando que el agua del Pantano lo inunde todo.